Salud & Fitness

Gazpacho y salmorejo, los curiosos orígenes de los reyes del verano

Gazpacho y salmorejo Son dos de los platos españoles más típicos del verano. Pero muchos no saben cuáles son sus diferencias, ni las ventajas e inconvenientes de cada uno. Aclaremos las dudas que surgen entre estos dos deliciosos platos.

Lo primero que debemos saber es que el gazpacho es una sopa fría. Pero el salmorejo es una emulsión o crema. Es decir, tiene una textura más consistente. Por eso, el gazpacho puede ser bebido pero el salmorejo no.

gazpacho y salmorejo 1

Gazpacho y salmorejo: ingredientes parecidos pero diferentes

Gazpacho y salmorejo tienen ingredientes similares y se toman fríos. Pero no son iguales. El gazpacho se elabora a partir de hortalizas: tomate, pepino, pimiento, ajo, y cebolla si se desea. Todo ello mezclado con aceite de oliva, vinagre y sal. De esas hortalizas, el salmorejo solo utiliza el tomate. Tampoco lleva vinagre. Y hay que utilizar pan para espesarlo. Sobre él suele echarse huevo picado y jamón.

De modo que si atendemos a sus ingredientes, el gazpacho es más nutritivo y engorda menos. La receta del gazpacho no tiene porqué llevar pan, por lo que puede ser más bajo en calorías que el salmorejo cordobés. A su favor podemos decir que, debido a una mayor cantidad de ajo y al jamón serrano que se usa de guarnición, el salmorejo puede ser más sabroso.

El gazpacho, un plato con una larga historia

gazpacho y salmorejo 2

El origen del gazpacho se encuentra en los musulmanes de Al-Andalus, que ya lo elaboraban aunque sin algunos ingredientes. Carecían de tomate y pimiento, por lo que su gazpacho no tenía el característico color rojo con el que lo conocemos hoy.

EL plato se fue extendiendo por la geografía española. Y en diversos lugares fueron haciendo su propia versión. Nació así el gazpacho manchego y el extremeño, por ejemplo.

Hay que decir que, como la mayoría de platos típicos, el gazpacho era comida de pobres. En el diccionario de Covarrubias de 1611 aparece definido como “comida de segadores y de gente grosera”. Y es que por aquel entonces aún no se había puesto de moda. Y seguía sin llevar tomate, por cierto.

Los ingredientes habituales del gazpacho eran el pan, el ajo, el vinagre, el aceite, el azúcar y la sal. Y, (¡sorpresa!), algunas veces se llegaban a echar en él espinas de anchoa para darle más sabor.

No sería hasta mediados del siglo XVIII cuando se popularizó el uso del tomate en la cocina española. Y tendríamos que esperar al siglo XIX a que el gazpacho dejara de considerarse un plato vulgar.

Emilia Pardo Bazán describía así el frenesí que había en su época en torno al gazpacho: “se ha puesto de moda y se sirve como sopa de verano en la mesa del Rey y en las casas airstocráticas”.

Los orígenes del salmorejo

gazpacho y salmorejo 3

Los orígenes del salmorejo son más difusos. Pero hay quien sostiene que el plato tiene su origen en una especie de papillas de la antigua Mesopotamia. El plato ha tenido diferentes versiones en Grecia o Roma, hasta llegar a la versión cordobesa de la época musulmana.

Al igual que ocurre con el gazpacho, inicialmente el salmorejo tampoco era rojo sino blanco, porque en España aún no se había traído el tomate de América. Y el salmorejo también fue en sus orígenes un plato humilde. EL salmorejo tiene en realidad mucho en común con el llamado gazpacho manchego, plato típico de pastores por su alto contenido en calorías.

Sea como sea, gazpacho y salmorejo tienen en realidad más similitudes que diferencias. Elegir entre uno y otro depende solo del gusto del consumidor.

¿TE HA GUSTADO?

A continuación, también puedes leer un artículo sobre 6 cosas que no son españolas aunque no lo creas. Solo en NoticiarioDirecto.com




En NoticiarioDirecto.com encontrarás las últimas noticias, contenidos virales y virales de última hora por internet. Nuestro equipo de redactores profesionales selecciona para ti cada día el mejor contenido de la red de todo el mundo. Únete a nuestras redes sociales para estar enterado de todo el contenido de última hora.